Marquesina Cerrada
Marquesina Expandida

Vuelos a Cartagena

Colombia

Busca vuelos

Cartagena, fortaleza viva

Gabriel García Márquez dijo en 1976 que “en América Latina hay un país que no es de tierra, sino de agua, que es el Caribe”. Si ese país tuviera una capital, podría ser Cartagena, la ‘Heroica’. Es Patrimonio de la Humanidad —declarado por la Unesco—, suma 485 años de historia y en ella viven cerca de un millón de personas.

Adolfo Meisel, una autoridad en temas del Caribe (además de un economista muy reconocido en Colombia), habla de tres grandes razones que hacen especial a Cartagena: primero, es el mejor ejemplo que se ha conservado de lo que fue el Caribe español fortificado de finales del siglo XVIII. Ese encanto colonial fue inspiración para el poeta español Jorge Guillén, quien habla de la ciudad como “ante el mar la ceñuda fortaleza que los tesoros guarda”.

Cartagena 1

Segundo, una parte importante de la historia de Colombia se ha definido en ella. El 11 de noviembre, el día de su independencia, es la única conmemoración local que es feriado nacional.

Y, tercero, está su vitalidad cultural. La programación del año incluye el Festival Internacional de Música y el Hay Festival en enero; el Festival Internacional de Cine en marzo o el Reinado Nacional de Belleza en noviembre. Las cumbres empresariales, de emprendimiento y creatividad copan toda la temporada y solo por vía marítima llegan unas 350 mil personas al año en aproximadamente 200 cruceros que atracan en el puerto. Todo el año, la agenda de la ciudad se renueva.

Cartagena libre

¿Por qué Cartagena de Indias conmemora su independencia de España el 11 de noviembre de 1811 y no el 20 de julio de 1810, como el resto del país? El historiador Germán Mejía Pavony reflexiona sobre este suceso.

Libre de España, ciertamente, pero libre también de toda atadura y eso, por sorprendente que parezca, se relaciona con Bogotá, en ese entonces llamada Santafé y cabeza del Virreinato de la Nueva Granada, actualmente capital de Colombia.

No menos importante es decir que el movimiento de independencia no se alzó contra los representantes del Rey destacados en la ciudad, que habían dejado de gobernarla meses antes, sino contra la Junta de Gobierno que los criollos cartageneros habían instalado el 22 de mayo de 1810. Esa proclama de libertad de la provincia solo fue posible por la acción de pardos y mestizos que, liderados por los momposinos, se pronunciaron contra la aristocracia cartagenera.

Lo que sucedió inicialmente en Cartagena con las juntas autónomas de gobierno, pasó igualmente en Pamplona, Socorro, Cali, Medellín, Nóvita, Mariquita, Tame y otras tantas ciudades cabeza de provincia. Estas juntas dieron lugar a varias repúblicas, todas con sus respectivas actas, constituciones e instituciones de gobierno.

¿Qué sucedió entonces en Cartagena? La Provincia, que en ese entonces congregaba unos 78 sitios poblados, estaba compuesta por los departamentos de Cartagena, Mompós, San Benito Abad, Tolú y Simití, y sus límites comprendían las islas de San Andrés y Providencia, además de las costas de la Mosquitia en la actual Nicaragua.

Cartagena, la ciudad, gobernaba este territorio en su beneficio y así lo dejó ver cuando, en 1808, la invasión napoleónica de la Península Ibérica y el cautiverio de Fernando VII en Bayona, generaron no solo la guerra de independencia de España contra Francia sino, también, un vacío de poder que fue aprovechado por las provincias americanas para reclamar soberanía sobre sus propias naciones y territorios.

La élite apostada en el puerto, representada por el cabildo, puso en duda la legitimidad del Consejo de Regencia el 22 de mayo de 1810. Así lo hicieron saber al Gobernador, Francisco Montes, quien aceptó la nueva fórmula de gobierno: fidelidad al rey y una junta autónoma de gobierno integrada por él y por dos cabildantes.

Este arreglo no duró más que algunas semanas. El gobernador, reacio a compartir su autoridad, dio con ello ocasión para que el siguiente 14 de junio cobrara forma un movimiento que le quitó toda autoridad, lo puso preso y lo deportó a La Habana.

José María García de Toledo, aristócrata cartagenero, fue quien comandó la rebelión, pero su éxito se hizo posible por el apoyo que le dieron las gentes del arrabal de Getsemaní, lideradas por Pedro Romero y Joaquín Solano.

Poco después, el 14 de agosto, se organizó la ‘Suprema Junta Provincial de Cartagena de Indias’, compuesta por el cabildo en pleno además de otros seis diputados elegidos por el pueblo y los delegados de Mompós, Simití, San Benito Abad y Tolú. Su primer presidente fue García de Toledo.

Mompós no reconoció la Junta. El puerto ribereño supo antes que Cartagena de lo sucedido en Santafé (Bogotá). Llenos de motivos contra la hegemonía que ejercía Cartagena, y de dudas ante la Junta porque veían en ella un arreglo de conveniencia para la elite cartagenera, el 5 de agosto de 1810 los momposinos proclamaron su independencia absoluta tanto de España como de cualquier otro territorio. La respuesta de Cartagena fue contundente: sus ejércitos dieron fin al ensayo de libertad e independencia de los momposinos entre enero y febrero de 1811.

Pese a ello, el descontento se mantuvo dando forma a dos facciones: una autonomista, que estaba satisfecha con la Junta, y otra radical, que siguió buscando la independencia absoluta de España.

Finalmente, los radicales liderados por los momposinos y acompañados por pardos y mestizos de la provincia, darían lugar a la verdadera proclama de independencia de Cartagena el 11 de noviembre de 1811. Fue una revolución contra la aristocracia del puerto, pues para la fecha ya no había gobierno español en la provincia.

Los radicales controlaron la República de Cartagena de Indias desde ese 11 de noviembre hasta el 17 de diciembre de 1814. La dicha duraría hasta diciembre de 1815, cuando ‘La Heroica’ fue sitiada por Pablo Murillo. Para 1821 finalmente se retiran del todo los españoles y Cartagena se integró como provincia a la naciente República de Colombia.

La Cartagena de Gabo

Cartagena 7

En la literatura de Gabriel García Márquez hay claves de su paso por la ciudad. Sus novelas "El amor en los tiempos del cólera" y "Del amor y otros demonios" son testimonios de las calles por las que transitó el escritor y de los personajes que en ellas lo marcaron. Un recorrido por una ciudad de la que dijo: “realmente amo estar en Cartagena [...] Allá tengo una casa simple, sabrosa, acogedora, con vista al mar y a la ciudad vieja. Es como si fuera mi medio ecológico”.

La calle de las damas

Gabo llegó a Cartagena en 1948 y buscó a sus amigos en la residencia estudiantil Hotel Suiza en la Calle de las Damas. Al no encontrarlos, debió pasar la noche en el Parque de Bolívar donde fue arrestado por violar el toque de queda que había en el país tras el asesinato del líder político Jorge Eliécer Gaitán en Bogotá y que arrasó la capital.

Portal de los dulces

Llamado por Gabo El Portal de los Escribanos en El amor en los tiempos del cólera, en este sitio fue donde Florentino Ariza le confesó por primera vez su amor a Fermina Daza. Un lugar que, como lo dice su nombre, es ideal para saborear dulces de tamarindo, coco, ajonjolí, guayaba y otros sabores que describió el autor en su novela: “las pregoneras de dulces que anunciaban a gritos por encima de la bulla las cocadas de piña para las niñas, las de coco para los locos, las de panela para Micaela”.

Casa de Gabriel García Márquez

En la esquina de la Calle Zerrezuela, frente al Hotel Sofitel Legend Santa Clara, se encuentra su residencia, en donde pasó algunos meses antes de partir hacia Ciudad México en 2014. Una casa enorme de color colar y muros altos, diseñada por el arquitecto Rogelio Salmona.

Convento Santa Clara

Lo que hoy es un hotel, fue un convento construido en el siglo XVII. Aparte de haber sido uno de los escenarios de la novela "Del amor y otros demonios", Santa Clara fue durante algún tiempo las oficinas de Medicina Legal, el taller de la Escuela de Bellas Artes y la sede de la Liga Departamental de Béisbol. No fue sino hasta 1994 que fue restaurado y convertido en el sitio de hospedaje que es hoy.

Periodico El Universal

Por recomendación del autor Manuel Zapata Olivella, aquí García Márquez comenzó su carrera periodística. Durante año y medio escribió más de cuarenta artículos y se enamoró de periodismo, al que llamaba “el oficio más bello del mundo”.

Cartagena en cinco bastiones históricos

Con 485 años y 11 kilómetros de murallas rodeando su centro histórico, Cartagena es considerada por la Unesco Patrimonio Histórico y Cultural de la Humanidad. Las iglesias coloniales, antiguos palacios y portales han sobrevivido al paso de los siglos, a los elementos de la naturaleza, al asalto de piratas y a las revueltas independentistas. Un recorrido por los lugares que han marcado al pueblo cartagenero.

Castillo de San Felipe de Barajas

Cartagena era para la Corona española un sitio de vital importancia por su posición privilegiada en el Caribe y por su comercio transatlántico. Así que para defender a la ciudad de posibles ataques, se construyó este complejo militar en el que no vivía ningún tipo de realeza, así su nombre lo sugiera. Su fortín central, construido como el resto de la estructura por esclavos africanos durante los siglos XVI y XVII, servía para vigilar el mar por estar en un sitio elevado de la costa. Un hito arquitectónico que tardó 120 años en ser edificado y que recibe alrededor de 400 mil visitantes al año.

Convento de Santa Cruz de la Popa

Cuando los españoles lo vieron por primera vez pensaron que era la parte trasera de un barco gigante. De ahí el nombre del cerro, el sitio más alto de la ciudad y con la vista panorámica más deslumbrante de la costa, y el lugar en el que se construyó, a inicios del siglo XVII, el convento. Hoy en el claustro, propiedad de los Agustinos, funciona un museo de arte religioso. Su altar está adornado con laminillas de oro y es visitado las madrugadas de cada dos de febrero por los devotos de la Virgen de la Candelaria de la Popa, patrona de Cartagena.

Catedral Santa Catalina de Alejandría

Su construcción tardó 35 años y su proceso tuvo varios traspiés. Entre 1577 y 1612, cuando se terminó de erigir, su estructura fue dañada por ataques piratas y por malos cálculos en su diseño. Sin embargo, desde el inicio esta catedral de estilo herreriano ha sido el epicentro religioso de la ciudad y actualmente es la sede del arzobispado cartagenero. Es la iglesia más grande de Cartagena y su torre, que sobresale de las demás construcciones del casco histórico, fue diseñada en 1921 por el arquitecto francés Gastón Lelarge cuando se remodeló el templo.

Palacio de la Inquisición

En una casa colonial, con un portal barroco y balcones de madera, funcionó en la ciudad por más de doscientos años la Inquisición española. Su exposición permanente muestra los potros de tortura, los grilletes, látigos y demás herramientas con los que esta institución castigó a todo aquel que a través del buzón de la ignominia (una ventanilla de acusaciones anónimas en uno de los muros del palacio) fuera acusado de herejía. Desde 1984 allí funciona, además, el Archivo Histórico de Cartagena.

Parroquia San Pedro Claver

Este monumento nacional se llama así en honor del santo español que dedicó su vida a aliviar el sufrimiento de los esclavos africanos de Cartagena en el siglo XVII. Por su vocación y su amor al prójimo, se le conoce también como “el esclavo de los esclavos” y sus restos reposan en el altar. La parroquia se construyó de 1580 a 1654 y su nombre original fue San Juan de Dios, luego San Ignacio de Loyola hasta llegar a su nombre actual, en honor del santo canonizado en 1888 por el Papa León XIII.

Getsemaní en cinco planes

Algunos lo llamaban “el arrabal”, porque en el siglo XVI fue uno de los primeros barrios en ser construido fuera del trazado urbano de Cartagena. Para otros era el lugar de los “libres de colores”: donde ni la raza, la clase social o el credo importaban. Un paseo por la diversidad y la eterna vocación cultural de este barrio.

Seis secretos entre las murallas de Cartagena

Otros lugares recomendados

Dónde comer

El Centro Histórico, así como la zona de Bocagrande son los sitios ideales para saborear la cocina cartagenera, pero también la variedad de restaurantes de comida internacional. En cuestión de postres, el Portal de los Dulces es el epicentro: allí se puede probar desde el tradicional arroz con leche, hasta las reconocidas ‘cocadas’ de diferentes sabores frutales como coco, piña, papaya, tamarindo, pomelo, entre otras.

Restaurantes

Alma

Comer en este restaurante no solo es una cuestión gastronómica: es también una experiencia arquitectónica e histórica. Su ubicación en la ciudad colonial permite a los comensales admirar calles y casas centenarias, incluida la que alberga el restaurante, construida en el siglo XVII y que funciona además como hotel. Los platos de su chef, Heberto Eljach, como el ceviche coco woods (pescado marinado con limón, leche de coco, cebolla, ají y servido con plátano verde), la cazuela de marisco a la cartagenera (con langosta, almejas, pescado, calamar, pulpo, mejillones con leche de coco y crema de langosta) o el sancocho de la pesca del día son homenajes a los sabores tradicionales de La Heroica.

Ubicación: Calle de la Universidad #36-44

Moshi

La apuesta del lugar es la fusión de los sabores típicos de Cartagena con la cocina tradicional asiática. Algunos de sus platos insignia son el salmón tataki, el cangrejo picante, los camarones tempura, el chaufa de langosta y el ramen. Pero la experiencia más recomendada es el menú omakase de degustaciones en siete tiempos que, en cada una de sus fases, recrea un viaje del mar Caribe a Japón gracias a la sinergia de sus ingredientes y recetas. Un espacio moderno en pleno corazón de la ciudad histórica, que cuenta con un lounge al aire libre para disfrutar de la brisa de la costa y de un sushi bar en el que se destacan los cocteles Moshi Moshi (sake, vodka, licor de lichi, albahaca, limón y jengibre) y Vernita Green (tequila, kiwi, cilantro, limón amarillo, lima kaffir y menta).

Ubicación: Calle 38 #8-19

Platos típicos

  • Posta cartagenera: posta (corte de carne de res que se obtiene de la parte inferior de los cuartos traseros), preparada con una salsa a base de cebolla, ajo, salsa negra, comino y panela o azúcar morena. 
  • Arepa de huevo: arepa (masa redonda hecha con maíz), rellena de un huevo en su interior. 
  • Mote de queso: sopa preparada con ñame (tubérculo) y queso costeño (tipo de queso colombiano salado), ajo, cebolla y limón. 
  • Arroz con coco: arroz blanco con leche de coco y uvas pasas.  

Un cocinero: Leonor Espinosa

Conocida como ‘Leo’, es la dueña de dos reconocidos restaurantes en Bogotá: “Leo” y “Misia”, el primero de ellos galardonado como el mejor de Colombia y uno de los 50 mejores restaurantes de América Latina, según el conteo 50 Best. Esta cartagenera ha dedicado gran parte de su vida a crear propuestas basadas en la cocina local, reinterpretando los platos más tradicionales de la comida popular colombiana y trabajando de la mano de las comunidades indígenas y afrocolombianas en la reivindicación de las tradiciones gastronómicas como motor social y económico, a través de su proyecto: Funleo.

Una receta: carimañolas

Este tipo de fritura de yuca, similar a la croqueta, puede ser de carne o de queso y se suele acompañar con una salsa llamada suero costeño (similar al sour cream) o un poco de picante.

Para 10 carimañolas
Ingredientes:

  • 750 gramos de yuca pelada
  • Aceite
  • 6 ajíes criollos picados finamente 
  • 1 tomate picado finamente
  • 1 cebolla picada finamente 
  • 500 gramos de carne de res molida
  • Sal y pimienta

Preparación:

  1. Cocina la yuca en agua con sal hasta que esté blanda. 
  2. Escúrrela muy bien y muélela hasta formar un puré. 
  3. Cocina la carne molida en agua, escúrrela bien y déjala enfriar.
  4. Calienta un poco de aceite en una sartén y haz un sofrito con el ají, el tomate, la cebolla, sal y pimienta. Agrega la carne, mezcla bien y verifica la sazón. 
  5. Toma porciones de la masa de yuca, presiona con un dedo en el centro y agrega un poco del guiso de carne. 
  6. Calienta el aceite a fuego alto y pon a freír las carimañolas hasta que estén doradas. 
  7. Pásalas por papel absorbente para retirar el exceso de grasa y sírvelas.
     

Diciembre 2018

Enero 2019

Vuelos a Cartagena

¿A dónde viajas?

Selecciona un origen
swap_horiz
Selecciona un destino

¿Cuándo viajas?

Selecciona una fecha de ida
Día actual
Días de Promoción
Día seleccionado
Día actual
Días de Promoción
Día seleccionado
Día actual
Días de Promoción
Día seleccionado
Selecciona una fecha de vuelta
Día actual
Días de Promoción
Día seleccionado

¿Cómo viajas?

Adultos
Igual o mayores de 12 años
Disminuir número de pasajeros Adultos
1
Aumentar número de pasajeros Adultos
Niños
2 - 11 años
Disminuir número de pasajeros Niños
0
Aumentar número de pasajeros Niños
Bebés
Menores de 2 años
Disminuir número de pasajeros Bebés
0
Aumentar número de pasajeros Bebés

¿A dónde viajas?

Selecciona un origen
swap_horiz
Selecciona un destino

¿Cuándo viajas?

Selecciona una fecha de ida
Día actual
Días de Promoción
Día seleccionado
Día actual
Días de Promoción
Día seleccionado

¿Cómo viajas?

Adultos
Igual o mayores de 12 años
Disminuir número de pasajeros Adultos
1
Aumentar número de pasajeros Adultos
Niños
2 - 11 años
Disminuir número de pasajeros Niños
0
Aumentar número de pasajeros Niños
Bebés
Menores de 2 años
Disminuir número de pasajeros Bebés
0
Aumentar número de pasajeros Bebés
Selecciona un origen
swap_horiz
Selecciona un destino
Selecciona una fecha de ida
Día actual
Día seleccionado
Día actual
Día seleccionado

¿Cómo viajas?

Adultos
Igual o mayores de 12 años
Disminuir número de pasajeros Adultos
1
Aumentar número de pasajeros Adultos
Niños
2 - 11 años
Disminuir número de pasajeros Niños
0
Aumentar número de pasajeros Niños
Bebés
Menores de 2 años
Disminuir número de pasajeros Bebés
0
Aumentar número de pasajeros Bebés

Datos relevantes

Aeropuerto

Aeropuerto Internacional Rafael Núñez

Idioma

Español

Moneda

Peso colombiano

Temperatura media

27.8ºC

Transporte - Transcaribe

Lunes a viernes: 5:30 a.m. a 11:00 p.m. Sábados: 5:30 a.m. a 9:00 p.m. Domingos y festivos: 7:00 a.m. a 8:00 p.m. Para ingresar al sistema se necesita una tarjeta electrónica recargable. Cada pasaje cuesta $2.300 (0,62 centavos de USD).

Taxi

Tarifa mínima: $6.700 COP (2,10 USD) - Servicio al aeropuerto: $11.000 COP (3,46 USD) - Valor por hora: $26.000 COP (8,18 USD).